Sobre mí Contacto

Un blog para los apasionados de la Innovación 6.0

Viernes sociales, lunes tecnológicos.

El gobierno de Pedro Sánchez ha desplegado una serie de medidas sociales en los últimos meses, aprobadas en sucesivos Consejos de Ministros celebrados los viernes. Son los famosos “viernes sociales”. Según la ministra de economía, esos “viernes sociales” han significado un desembolso de 1.100 millones de euros, hasta el momento. Iniciativas moralmente encomiables, más allá del posible oportunismo electoral del momento: plan contra el paro de larga duración, apoyo a las políticas activas de empleo, estrategia contra la pobreza energética, ampliación del permiso de paternidad, ingreso mínimo vital para familias con hijos a cargo, planes de garantía juvenil, incremento del salario mínimo, etc. Un esfuerzo público orientado a consolidar el estado del bienestar, que significará según el Banco de España que el déficit público de este año ascienda al 2’5% del PIB, 14.000 millones por encima del objetivo del 1’3%.

Me parece estupendo. Pero falta algo: los “viernes sociales” deberían complementarse con “lunes tecnológicos” orientados a incrementar urgentemente la innovación y la competitividad del país. Porque si no, ¿cómo demonios se va a sostener ese gasto público creciente? Sólo mediante incrementos de la productividad se puede mantener un estado del bienestar donde las clases pasivas y los gastos sociales aumentan al ritmo acelerado que lo hacen en España. Incrementos de la productividad que pasan necesariamente por inversiones contundentes en I+D productiva. Soy de los que aún estudiamos EGB y BUP, y creo que ahí me enseñaron ya algunas cosas fundamentales de contabilidad: a) el activo debe equilibrar al pasivo (así que cada incremento de pasivo debería ir acompañado de un incremento equivalente de los activos); b) no es lo mismo un gasto que una inversión (un gasto social resuelve un problema puntual –que puede ser muy grave-, pero una inversión puede suponer un ingreso recurrente que asegure resolver definitivamente el problema; y c) es un suicidio financiar gastos recurrentes con deuda (si hay que endeudarse, hay que hacerlo en todo caso para realizar inversiones con retorno que permitan amortizar esa deuda)

Así que el sentido común, la evidencia económica y la contabilidad básica recomiendan complementar los viernes sociales con lunes tecnológicos. Si son jueves –justo antes que los viernes-, mejor. Si de la noche a la mañana el Estado puede sacarse 1.000 millones de la manga, y generar déficit por 14.000 millones, tampoco deber ser tan difícil alargar un poco esa manga, dotarla de sentido estratégico, y poner en circulación los 7.000 millones de euros en I+D necesarios para cubrir el déficit tecnológico de España. Con esos 7.000 millones públicos bien destinados, se inducirían 14.000 millones más de inversión privada que generaría un flujo de empleos de alto valor añadido, crecimiento económico, solvencia empresarial, y esos fondos retornarían a las arcas privadas mediante impuestos. Con 7.000 millones adicionales anuales, España se situaría al nivel de Alemania en I+D/PIB. Sólo 7.000 millones adicionales para ser como Alemania en I+D, cuando rápidamente somos capaces de sacar 1.000 para viernes sociales, y parece no haber demasiado problema en incrementar el déficit público hasta 14.000 millones. Así que, señor Sánchez (o quien venga), puestos a hacer un esfuerzo, complemente los viernes sociales con lunes tecnológicos.

Y destine esos recursos adicionales a I+D productivo. No a cualquier tipo de I+D. I+D que vaya directamente orientado a generar competitividad empresarial en el plazo menor posible. Cuando seamos muy ricos, ya podremos financiar otras oleadas de I+D más alejadas del mercado, y a impulsar la frontera del conocimiento por el bien altruista de la humanidad.

La semana pasada estuve en Tecnalia, en Bilbao. Tuve el honor de que me invitaran a visitarlos y a dar una conferencia en sus instalaciones. Magnífica institución, en el marco de un magnífico ecosistema, con una administración que hace magníficas políticas de I+D orientadas a crear un país industrial, exportador, competitivo, y socialmente avanzado. Me hablaban de la “excelencia relevante”. Son un centro de investigación industrial, que realiza actividades científicas de excelencia (publican en revistas de impacto académico, al nivel de la Universidad del País Vasco), y a la vez trabajan de forma colaborativa con empresas en proyectos de I+D consorciada orientada a “convertir conocimiento en PIB”, en sus propias palabras. Son excelentes investigadores, con un tipo de excelencia capaz de inducir crecimiento económico. Una excelencia de impacto práctico. Con ello, se pueden sustentar sólidas políticas sociales.

Viernes sociales seguidos –o precedidos- de lunes tecnológicos, I+D productivo, y excelencia relevante. Todo ello (no sólo lo primero) forma parte del camino del futuro.

One response to “Viernes sociales, lunes tecnológicos.

  1. Estimado Xavier, no podemos estar mas de acuerdo contigo. No se ven cosas básicas que los que estudiamos EGB y BUP lo tenemos claro. El problema reside en el cortoplacismo, el populismo y la baja calidad de nuestros politicos. Igual donde hay que trabajar es en la regeneración de la política, volver a cuando ir a la política era final de trayecto y no modo de vida. Gracias por tus reflexiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos posts