Sobre mí Contacto

Un blog para los apasionados de la Innovación 6.0

I+D en el mundo, 2020

Como cada año, la revista R&D Magazine publica su análisis sobre la I+D mundial. Como cada año, nos llevamos algún disgusto. Vemos en esta ocasión como los países se estiran en el clásico diagrama que acompaña este artículo. Corea del Sur se escapa, en cabeza. La distancia a España cada vez es más grande. La fotografía es la de una carrera al futuro. A la derecha está la prosperidad. A la izquierda, la pobreza. Los colores de las burbujas hacen referencia a los continentes. Vemos, en rojo, a los países asiáticos. En azul, a los americanos. La bola más grande sigue siendo la correspondiente a Estados Unidos (en azul). El tamaño de la burbuja es proporcional a la inversión bruta en I+D de esa economía. Estados Unidos es el mayor inversor en desarrollo tecnológico. Pero el tamaño de la burbuja china ya casi equipara a la americana. Antes de 2025 la inversión china en I+D habrá superado a la estadounidiense. Y, si China aparece en posiciones bajas en la matriz, es por su elevada población (que hace que la proporción de investigadores respecto al total sea pequeña). Asia ya ejecuta el 44% de la inversión tecnológica mundial, y llegará al 50% en 2030 si sigue a este ritmo de crecimiento.

La Unión Europea (en verde) también se estira, con un clúster de países de la órbita germánica y escandinava (Alemania, Austria, Suiza, Dinamarca y Suecia) que luchan disciplinadamente por mantenerse alrededor del 3% de inversión en I+D sobre su PIB (lo que reclamaba la Comisión Europea para el conjunto de los estados miembros para 2020). Son los países de la Industria 4.0, de los conglomerados de PYMEs altamente tecnificadas y exportadoras. Los países del despliegue de centros tecnológicos con alto nivel de investigación y orientados a reforzar la competitividad industrial. Finlandia resiste como outlier líder en Europa. Francia, Bélgica y Holanda están ligeramente descolgadas, pero ya superan el 2% de inversión en I+D sobre PIB. El Reino Unido, aún en pleno debate sobre su nuevo modelo económico post-Brexit y con ambiciosos planes de reindustrialización, está rezagado y es casi superado por Irlanda y la República Checa. A la cola de las antiguas economías desarrolladas, dos países hoy también hermanados por otras vicisitudes: España e Italia, con inversiones en I+D indignas, más próximas al 1% del PIB y a los países subdesarrollados que a las economías avanzadas. Portugal ya les sobrepasa y se lanza también a la carrera del futuro.

Curiosamente, han sido países líderes en I+D, como Corea del Sur o Japón, los que, con estructuras democráticas, y mediante el uso inteligente de la tecnología, han reaccionado de forma más eficiente contra el coronavirus. Curiosamente, son aquéllos más descuidados en sus inversiones tecnológicas (Italia y España) los que peor respuesta (y mayor sufrimiento social) han tenido con la epidemia.

Si queremos llegar al futuro, si deseamos contar de algún modo en el reparto de la prosperidad venidera, debemos ser implacables con los gobiernos tacaños e ineficientes en sus inversiones I+D. Nuestra competitividad, y nuestra prosperidad, se desangra por los boquetes, las omisiones y las inconsistencias en las políticas de I+D.

 

 

10 responses to “I+D en el mundo, 2020

  1. Tacaños no es precisamente un adjetivo objetivo para países que cuentan con otras prioridades básicas. O ustedes tienen la cura milagrosa para que todo el mundo pueda invertir en I + D?
    Porque si así fuera, ya tendrían el nobel en economía.

    La coincidencia de las cifras no ocurre con todos los países incluidos en el estudio. Hay muchos países tienen un buen índice, pero que no están afrontando «adecuadamente» la pandemia. Bueno, se entiende el sesgo de la información.

  2. La verdad es que el artículo deja poco margen para la duda . La cuestión está clara o se invierte en Investigación y desarrollo o nos quedaremos a la cola, pagando lo que nos pidan o lo que podamos pagar…

  3. Totalmente de acuerdo!! Gracias por recordarlo. Enhorabuena por el artículo . Muy pertinente para el análisis de causas en este momento.
    Saludos.

    1. Raimon, de ben segur que seria diferent.
      En atenció a aquesta gent, que li sembla que el tema Catalunya es pesat, diré que diferent no vol dir millor, peró tampoc pitjor, simplement diferent.
      Es clar que la situació actual, en la que ens trobem, la ha conduit «el magnifico y nunca bien ponderado Reino de España», ergo en aplicació de la reflexió del Dr. Albert Einsten (que per cert ni era català, ni independentista) resa així : Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.” Aquesta es la essencia de la innovació.

  4. Muy de acuerdo que tanto el estado como muchas empresas no dan la importancia a la I+D como se requiere, pero también es verdad que esto esta cambiando en algunas empresas. Lo que no me encaja es medir el resultado con la inversión, hay que ir a modelos de I+D modernos que permitan lograr resultados mejores, más rápidos y con menos.

  5. Las opiniones son libre pero cuando se fundamentan en datos demostrables dejan de ser simples opiniones para pasar a ser certezas. Y los datos que planteas son tozudos: otros países han experimentado modelos que funcionan y tenemos los referentes pero miramos para otro sitio.
    El problema no sólo es la inversión en I+D (que como bien dices es muy importante), primero debemos saber en qué invertir y como y ahí es donde juega la visión y la estrategia. Mientras que políticamente se siga entendiendo que la innovación es un subproducto de la ciencia, mal vamos. La propia expresión del término I+D+i lo grita a voces y sin embargo sigue siendo el axioma de arranque de las políticas de este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos posts