Sobre mí Contacto

Un blog para los apasionados de la Innovación 6.0

Industria, Tecnología y Prosperidad

Hace unos días, con motivo de la crisis de Nissan, escribí un hilo en Twitter que se volvió viral en las redes (154.000 impresiones hasta el momento). Lo reproduzco aquí:

(1) Siento una enorme tristeza por el anuncio del cierre de las plantas de Nissan en Barcelona. Con esos empleos se van muchas ilusiones, se truncan vidas y se desvanece parte de nuestra esperanza y nuestro futuro.

(2) La marcha responde a razones de reordenación estratégica de las operaciones de la compañía, debidas seguramente a su relación con Renault y al peso de ésta en Europa

(3) Pero también a corrientes de fondo de la industria del automóvil. Un sector considerado «fortaleza» hasta hace pocos años, que se ha visto sometido a una disrupción sin precedentes por la convergencia del vehículo eléctrico, compartido y, en el futuro, quizá autoconducido.

(4) La marcha de Nissan forma parte también de un largo proceso de descapitalización tecnológica e industrial de España, en un mundo donde la industria avanzada y la tecnología son factores crecientes de competitividad y prosperidad

(5) Observando la distribución de la tecnología y la innovación en Europa, podemos anticipar nuevas crisis . El Sur de Europa es un desierto tecnológico frente a un Norte impregnado de Industria 4.0. Aunque nos empeñemos en repetirnos a nosotros mismos que somos magníficos.

 

(6) Las políticas de I+D, en los últimos 20 años (con honrosas excepciones) no han pasado de ser una broma cosmética. Hoy el esfuerzo público real en I+D es aproximadamente el 30% del presupuestado hace 10 años. La estrategia del cangrejo.


(7) En el año 2000, en una famosa cumbre en Lisboa, la UE se propuso «convertirse en la economía basada en conocimiento más competitiva del mundo». Se estableció un objetivo de inversión en I+D del 3% del PIB para 2020. En España, hoy justo pasamos del 1%.

(8) Mientras Alemania y los países del Norte cruzan esa frontera, y Asia se encamina al 4-5%, aquí (balones fuera) ya hablamos de «objetivo 2% en 2030». 2% era en 2010. 20 años perdidos.

(9) No debemos ni queremos ser un país que compita en costes. Eso significa precariedad y pobreza. Pero ahora, ni competimos en costes ni competimos en valor. No somos un país de vanguardia tecnológica, ni nos encaminamos a ello, pero queremos mantener nivel de vida. Imposible.

(10) Necesitamos desplegar urgentemente políticas de innovación serias y bien dotadas. Y cuando decimos «políticas de innovación» no nos referimos a «política científica». Eso es otra cosa. Hablamos de I+D orientado a la creación de ventajas competitivas industriales

(11) Con un 1% de los presupuestos del Estado se podrían activar 1000 proyectos tractores industriales de alta tecnología por año, por todo el territorio, consorciados con universidades y centros de investigación, cada uno de 10 M€ (4M€ públicos, 6 M€ privados)

(12) Proyectos de muy alta tecnología, desarrollados por empresas, orientados a generar ventajas competitivas tecnológicas, impacto sectorial y empleos de calidad. Proyectos en tecnologías estratégicas (inteligencia artificial, nuevos materiales, biotecnología…)

(13) Con sólo 100 M€ (una milésima de los presupuestos del Estado), se podrían apoyar 1.000 empresas «deep tech» por año, surgidas de entornos científicos y universitarios. Empresas de muy alta tecnología y proyección global.

(14) Son (sólo) cambios legislativos, se podría orientar la investigación universitaria a la resolución de problemas socioeconómicos, la famosa «transferencia tecnológica». Se trata de reconocer y promocionar por igual al profesor que investiga que al que transfiere.

(15) Diez años de mantener estas políticas, y se irían consolidando clústeres de alta tecnología a lo largo del territorio. No se trata de inventar la rueda: es lo que han hecho las naciones líderes. Sabemos cómo hacerlo.

(16) Conozco personalmente a los equipos de Industria en Madrid y en Barcelona. Son grandes profesionales. Estoy seguro de que han hecho todo lo que han podido, e imagino cómo están sufriendo por las crisis industriales que estamos padeciendo.

(17) Pero me produce una enorme tristeza asistir al lamentable debate político, donde la máxima aspiración estratégica de muchos parece ser simplemente romperle las piernas al adversario.

(18) Cambiar las corrientes de fondo, reindustrializar el país, competir en tecnología y avanzar hacia niveles de prosperidad dignos no es difícil. No es cuestión de recursos (los hay, no necesitamos muchos). Es cuestión de prioridades. Debemos exigirlas.

7 responses to “Industria, Tecnología y Prosperidad

  1. Mientras no dotemos a nuestros científicos e investigadores de una carrera científica digna, los mejores se irán al extranjero donde tienen unas condiciones de vida interesantes y volverán aquí en Navidades y para disfrutar de la playa.
    Fíjese lo que ocurrió durante la última crisis, el gasto de los centros públicos de investigación se desplomó; la solución para todos los investigadores con algo más que medio dedo de frente fue volver a las universidades donde habían estado como becarios doctorales o post-doctorales y buscarse la vida en el extranjero para seguir investigando.
    Esa gente no se recupera tan fácilmente; imaginémonos la situación, has estado investigando y, de repente, te echan de tu centro; no tiene nada que ver lo que has hecho o has dejado de hacer, no hay dinero y fin. ¿Volvería usted de nuevo a España para en la próxima crisis le vuelvan a echar o se quedaría en el extranjero y enseñaría a sus padres a usar «Skype» para no perder el contacto?
    Pues eso, mientras no tratemos bien al capital humano (y los investigadores son tratados a patadas en España), la ciencia tiene muy difícil avanzar; no busquemos otros culpables.

  2. Por desgracia seguimos pensando q la competividad en abaratamientos de salarios es lo idóneo ¿Para quien? Solo para los empresarios avaros, se puede obtener beneficios sin explotar incluso en el segmento de las nuevas tecnologías

  3. Las nuevas tecnologías unidas con la inteligencia artificial pueden ser aplicadas en todo tipo de segmento laboral y uno de los que estoy plenamente en su utilización las RPAS, ya que entre mis profesiones Univ. tengo la de formar y realizar especialidades con RPAS

  4. ¡Qué triste panorama nos depara el futuro!. Menos mal que nos quedan las playas, los hoteles y los bares. Menos mal que nos quedan la agricultura y la ganadería. Un país rezagado en I+D+i es un país que será un retrasado industrial. ¿Será en un futuro España el resort de vacaciones de la Europa más avanzada en tecnología e industria?. ¿Será el papel de España en Europa llenar las despensas y neveras de los ricos europeos que viven Pirineos arriba, cuando éstos no se encuentren de vacaciones en nuestro país?.
    Es lo que me induce a pensar un escenario como el que, de manera tan bien argumentada, dibuja Xavier Ferrás.

  5. Xávie ¡felicidades¡, me ha gustado mucho tu trabajo.
    Estoy completamente de acuerdo, con lo que espones, en cuanto a las conclusiones , sinceramente no tanto, no se transforme una sociedad agricola turistica en industrial en dos dias, pero hay zonas de Esapña que podriamos llamar pre clusters que evidentemente lo podrian hacer. como es Pais Vasco y Cataluña. Pienso que si no lo exigimos no se hara.
    Entre otras cosas por que a los paises del norte, de Europa no les interesa que compitamos con ellos.
    ¿Que ha sido de los centros de desarrollo industrial del norte de Italia?. ¿Que ha sido de la industria Italiana? Hace 20 años eran lideres en muchos sectores. Creo que pensar en esto y ver lo que ha ocurrido, nos puede ayudar a establecer una extrategia de actuaccion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos posts